Entrenador de emociones

La familia de Javier acude a consulta debido a los comportamientos disruptivos e inadecuados con sus hermanas y con sus padres. Insultos, agresiones y faltas de respeto continuas son su patrón de relación.

Se destaca la relación que Javier mantiene con el dinero, con el que mantiene un interés desmesurado, cuando su madre paga algo, cuando viene de comprar, su madre refiere que es el tesorero de la familia y que sus frases más repetidas son “que caro es todo” o “ no va a ver dinero”.

Después de valorar a Javier y la situación familiar propongo a la familia una intervención en psicoterapia sistémica individual y familiar. Las dos primeras visitas acude Javier con su madre y con su padre, una para la evaluación y la otra para la explicación de los resultados de la valoración y explicarles también el tratamiento que será más eficaz en su caso.
Con la segunda sesión Javier acude de manera individual, en la siguiente realizamos una sesión conjunta con los padres y los hermanos resultando satisfactoria. Tercera y cuarta sesión individual. En la quinta sesión trabajamos el tema del dinero. Comenzamos con una relajación de pie en el centro del despacho a modo de campo de trabajo individual, donde, una vez relajado, recibirá mis preguntas y el las tendrá que contestar.

Comienzan las preguntas, sintonizo con Javier y después de un rato le pregunto, ¿De dónde crees que te viene lo del dinero? Se queda pensativo durante un minuto en silencio…Y contesta Os voy a contar algo que me sucedió un día. Mi madre un día fue a sacar dinero en un cajero, paro el coche enfrente del cajero, yo le acompañaba porque había venido al colegio a recogerme, iba en el coche. Mi madre se bajo del coche y antes de llegar al cajero, un hombre abrió la puerta del copiloto y ¡Zas! Se llevo el bolso con el monedero y todo el dinero de la familia.

Intente avisar a mi madre pero fue en vano. Cuando mi madre se da cuenta que no lleva la cartera, regresa al coche y le cuento lo que ha sucedido. ¡Vale! ¡No hables! Le dije. Cierra los ojos por favor, imagina que tu madre para el coche en el cajero. Sale del coche hacia el cajero, tú sientes algo extraño y ¡Zas! Cierras el pestillo del coche, la persona que iba a abrir la puerta, te mira y se va corriendo impotente. Tu madre vuelve del cajero e intenta abrir la puerta pero no puede, abres el pestillo y le cuentas lo sucedido. En este momento sentimos cierto alivio en Javier.

Abre los ojos por favor. ¿Estas mejor? Si, aunque aun… Vuelve a cerrar los ojos por favor. Tu madre te mira a los ojos, te hace un gesto y te dice… ¡Gracias! Abre los ojos, ¿Cómo estás? Muchiiiisimo mejor. La sesión se desarrolló el martes de esta semana, el sábado como siempre Javier fue con su padre a echar la quiniela de futbol, dos columnas cada uno. Cuando acabaron todos los partidos, el lunes a las doce de la noche, su padre le despierta diciéndole… ¡Hijo, nos ha tocado la quiniela a ti once y a mí catorce!

Contáctanos

C/ Manuel Azaña 125 6º C Almería, España
Teléfono: 950230214

Sesiones por Skype

jose.m.lopez.3939

Consúltanos por correo electrónico

11 + 10 =

Centro Axon